¿Por qué es tan importante la orientación en una vivienda?

17 ene. 2023
¿Cuál es la mejor orientación para una casa?

Norte, sur, este u oeste, la orientación es tan importante como los materiales, acabados o ubicaciones. Se trata de un aspecto de la vivienda al que no están muy acostumbrados a prestar atención los clientes o futuros propietarios. Pero, lo cierto es que, la buena orientación de un inmueble puede hacer aumentar el precio entre un 10-15%, descender la factura eléctrica en un 70% y determinar el uso de estancias como el jardín o la terraza.

¿Por qué tener en cuenta la orientación de una casa?

Para conocer las bondades de una u otra disposición, es imprescindible conocer la orientación de la propiedad a adquirir. En el caso de ser un inmueble de obra nueva esta información puede proporcionarla el constructor o a través de los planos del edificio. En general, además de estas opciones, se puede solicitar un informe en el Catastr,o donde aparece toda la información al respecto, en herramientas como Google Maps. También se puede conocer como antiguamente, usando una brújula in situ en la casa. Se trata de una comprobación muy importante, sobre todo, si hay espacios al aire libre.

La orientación influye de forma directa en:

  • El número de horas de luz natural. A mayor exposición solar menor será el uso de calefacción en invierno, mayor el del aire acondicionado en verano y, todo el año, menos luces artificiales en el interior de la vivienda.
  • Los rayos de sol pueden deteriorar techos, muebles del exterior como hamacas o, incluso telas.
  • El disfrute de las zonas comunes en un residencial con piscina o pistas al aire libre, y en zonas privadas como un jardín. Si este tipo de espacios tiene mas horas de sombra que de sol afectará de forma directa a su uso.
  • Para elegir los materiales de la propiedad y saneamientos. Para las casas mas expuestas es mejor utilizar materiales como madera y para las áreas más frías revestimientos en las ventanas y otro tipo de materiales como PVC.
  • En las propiedades mas sombrías proliferan con más facilidad las humedades, deficiencias en las paredes o el pujado de muebles y puertas.
Imagen de la importancia de la orientación de una casa Las viviendas de obra nueva mejor orientadas, tanto en el interior de la península como en la costa, tienen un coste superior

Ventajas e inconvenientes de cada tipo de orientación

Según el clima, la latitud, los materiales, ubicación… encontrar la mejor disposición para nuestro inmueble no es una ciencia exacta y depende de todas y cada una de las características de la vivienda. Pero, sobre todo, de la localización de la misma en la península. Unas comunidades buscarán aprovechar más la luz solar y otras, directamente, querrán que incida el sol lo menos posible. Lo mejor y lo menos beneficioso de los puntos cardinales son:

  • Orientación sur. Según el mercado inmobiliario se considera la mejor y más buscada por los compradores. Su éxito radica en que recibe la luz solar durante los 365 días del año, manteniéndola a una temperatura óptima en invierno, pero calurosa en verano. Es ideal para zonas como el norte o el centro de España, ya que los veranos son menos calurosos y los inviernos muy gélidos.
  • Orientación norte. Se caracterizan por ser viviendas muy frescas durante todo el año, ya que el sol no incide de forma directa, pero si se refleja entre las primeras horas del día y las últimas de la tarde. Es perfecto para comunidades autónomas como Andalucía, Extremadura o la Región de Murcia, que experimentan calor desde mayo hasta octubre. Eso sí, en los meses de invierno son inmuebles muy fríos y el gasto de luz artificial en el interior es más alto.
  • Orientación este. El sol se siente en estas propiedades desde el amanecer hasta mediodía, limitando el consumo energético a partir de las 15 horas. El consumo tanto de aire acondicionado como de calefacción se mantiene estable durante todo el año.
  • Orientación oeste. Por el contrario, el sol incide en las horas centrales y parte de la tarde en este tipo de viviendas. Perfecta para familias o parejas que trabajan fuera, ya que las estancias son más cálidas durante la tarde en invierno. En verano el gasto de refrigeración es muy alto, según la zona en la que se localice.
Imagen de la importancia de la orientación de una casa Para el uso y disfrute de las zonas comunes de un residencial de obra nueva, la orientación puede ser determinante

¿Cómo influye la orientación de una casa en su precio final?

Al igual que ocurre con la ubicación, los metros cuadrados, número de habitaciones o zonas comunes, la orientación es otro de los puntos a tener en cuenta. Puede convertir una casa en una estancia placentera o en todo lo contrario. No es lo mismo un ático que dé al exterior, con vistas al mar y con más de 8 horas de luz natural, que un bajo con patio interior. Ideal es que para las viviendas que cuenten con zonas al aire libre estén ubicadas al sur, esto les permitirá tener un mayor número de horas solares.

De este aspecto dependerá el gasto energético o el disfrute de las estancias al exterior, tales como piscina, jardín o solárium, así como el precio a pagar por la propiedad. Al igual que ocurre con los áticos o dúplex, los inmuebles con la mejor orientación son los primeros en agotarse y los más buscados en el mercado inmobiliario.

La diferencia de precio se hace muy latente en las zonas de costa y de montaña. Las viviendas de obra nueva con la mejor orientación tienen un precio muy superior a las demás a pesar de contar con las mismas cualidades. Un ejemplo de ello es el residencial de nueva construcción en la Costa Blanca, Golden Leaves en Calpe. Sus apartamentos de 3 habitaciones y 154 metros cuadrados tienen una variación de entre 100.000 euros y 200.000 euros. Una diferencia de valor de entre el 10-15%. Según el mapa, el más caro se encuentra justo en la fachada principal con vistas al mar, y los más asequibles en los flancos.

Algo muy similar ocurre en una ciudad donde se alcanzan temperaturas bajo cero en invierno, Burgos. En este complejo, Vega Homes en Burgos en obra. Los precios entre sus viviendas de características similares pueden diferenciarse entre 30.000 euros y 50.000 euros, dependiendo del ala del residencial en el que se encuentre.